miércoles, 3 de septiembre de 2008

Insectos

Seguramente sabes que los insectos podemos hallarlos en todo el mundo, incluso en tierras muy frías y hasta en desiertos, y se conocen más de un millón de especies. Te invito incluso a que hagas una lista de todos los insectos diferentes que observes durante todo un día; tú mismo te asombrarás de cuán larga resultará.

Existe cerca de un millón de especies de insectos, y los biólogos opinan que existen muchos más aún que no se han descubierto. Mucho antes de que los dinosaurios comenzaran su larga existencia en el planeta fue que los insectos hicieron su aparición. La palabra "insecto" con la cual se les conoce, proviene del latín y significa «segmentado».

Son tantos que no sé por cuáles comenzar..., pero no lo pensemos más, comenzaremos por la "A", o sea, por las abejas y las avispas. Ellas, por ejemplo, viven en comunidades en las que existe un orden riguroso; cada miembro de la comunidad tiene un trabajo específico que hacer. En cuanto a las abejas, tienen su propio "lenguaje" para transmitirse entre ellas dónde está el alimento, y por lo tanto, hacia dónde deben volar las obreras para recolectar el néctar de las flores; ellas lo hacen realizando determinado vuelo cuyo ángulo respecto al sol, les dará a los demás miembros de la colmena la información que necesitan.

Las abejas melíferas (Apis mellifera), que son las que producen miel, llevan millones de años haciendo esa faena. Si hiciéramos la suposición de que una sola abeja obrera produjera 1 litro de miel, debería volar unos 180,000 kilómetros y visitar cinco millones de flores, pero una sola abeja tan solo produce 1/12 cucharada de miel a lo largo de toda su vida. Para producir entonces ese litro de miel, necesitaríamos el trabajo de toda su vida de unas 768 abejas, volando unos 1,011 kilómetros y visitando 28,090 flores cada una de ellas.

Una sola abeja puede cargar 200 veces su propio peso, lo cual es equivalente a que un ser humano adulto cargue algo que pese 10 toneladas.

En cuanto a las otras que te nombré, las avispas, existen hoy unas 30,000 especies diferentes de avispas. Aunque existen algunas especies solitarias, otras forman colonias como las abejas, con su reina, sus obreras y sus zánganos. Cada invierno, todas las avispas mueren excepto las nuevas reinas, las cuales se esconden entre hojas o en el suelo para sobrevivir.



Una avispa parásita (Megaphragma caribea) que vive en la isla caribeña de Guadalupe, resulta ser el insecto adulto de menor tamaño, pues llega a medir tan solo 0.17 milímetros.





Otros insectos han estado compitiendo por llevarse ese galardón, pero no llegan a ser tan pequeños; se trata de otra avispa parásita (Alaptus magnanimus) cuya longitud es de 0.21 milímetros, y de un escarabajo de alas plumadas (Nanosella fungi) que habita en el este de los Estados Unidos y mide 0.25 milímetros.


Y ya que hablamos de los insectos más pequeños, pues conozcamos a los más grandes. Se considera que el insecto más grande, si es que medimos su cuerpo desde la cabeza hasta la cola, es un cerambícido, el escarabajo de cuerno largo o escarabajo titán (Titanus giganteus), que vive en Suramérica y mide entre 15 y 20 centímetros.



Pero hay un insecto que si les extendemos sus patas y lo medimos desde el extremo de sus patas anteriores hasta el extremo de las posteriores, el resultado es 55.5 centímetros, por lo que resultaría el ganador y es un insecto palo o también conocido como fásmido (Pharnacia serratipes) y lo interesante es que la que logra medir esa cantidad es la hembra, y no el macho. Lo que para verlo tendríamos que ir a Malasia.


Interesante es conocer que además, hay otros insectos que se consideran los más voluminosos, y son los escarabajos Goliat, de África, y entre ellos, el que ocupa el primer lugar es la especie que mide entre 8 y 11 centímetros y llega a pesar 100 gramos (Goliathus goliathus).


Pero también otros escarabajos compiten en cuanto a voluminosidad, se trata de:



- El escarabajo Acteón (Megasoma acteon), suramericano (foto de la izquierda);


- El weta gigante (Hemideina gigantea) de Nueva Zelanda, considerado el insecto más pesado (foto de la derecha).


Por cierto, hablando de escarabajos, son el mayor de los grupos entre los insectos. Por su constitución y sus alas, cualquier especialista en aerodinámica diría que no cumplen ninguna de las leyes para volar, pero parece que ellos no le hacen caso a dichos especialistas, y de todas formas, vuelan.

Otros escarabajos interesantes son los llamados escarabajos bombarderos, conocidos como carábidos, aunque no todos los carábidos son "bombarderos"; solo algunos géneros cuentan con ejemplares de estos interesantes insectos que viven en diversas partes del mundo en que el clima sea tropical o moderado. Estos escarabajos usan un "arma" increíble, es un tipo de "lanzallamas", aunque te cueste trabajo creerlo. Para ello, tienen dos glándulas que segregan sustancias venenosas y cuando se sienten en peligro, amenazados por otro animal, le lanzan a este el líquido a temperaturas muy altas produciendo un sonido que se parece mucho al de un disparo y que puede alcanzar hasta 30 centímetros. Incluso algunas especies pueden producir de 15 a 20 lanzamientos seguidos y el veneno es muy peligroso, sobre todo para los ojos. En la foto podemos ver uno de estos interesantes escarabajos africanos (Stenaptinus insignis).


Y regresando a los "más grandes", también nos podríamos preguntar cuál sería el insecto que mide más de un extremo de un ala a la otra --con las alas extendidas, por supuesto--, y te tengo la respuesta, el ganador es una especie de mariposa nocturna, una polilla, conocida por varios nombres comunes: mariposa de alas de pájaro, diablo blanco, polilla fantasma, bruja gran gris (Thysania agrippina), que lleva el récord de unos 30 centímetros y vive en Suramérica y América Central.


Y hablando de alas, es otra mariposa nocturna la que tiene unas alas que si bien no le ganan a la anterior, sí son mayores en cuanto a su área, se trata de la mariposa atlas (Attacus atlas), cuyas alas miden 30 centímetros de ancho y 25 de largo. Pero esta no es la única curiosidad de esta enorme mariposa que vive en el sudeste asiático; de adulta, como mariposa, no se alimenta por lo que solo logra vivir 4 o 5 días, y lo hace gracias a las reservas del alimento que ingirió en su etapa de oruga.

Ya que hemos nombrado a dos mariposas, sigamos hablando de ellas. Estiman los científicos que existen unas 150,000 diferentes especies de mariposas diurnas y nocturnas, y tan solo 28,000 pertenecen al primer grupo.

Algunas mariposas tienen alas perfumadas para atraer a sus parejas, y puedo decirte que el animal que más lejos «huele» es precisamente una mariposa nocturna, el macho de la especie conocida como gusano de seda (Bombyx mori), que siendo ya mariposa adulta, puede localizar a la hembra con sus largas antenas, puede «olerla», aunque se encuentre a 11 kilómetros. Pero de esta mariposa hay más: te habrás dado cuenta que el "gusano de seda" no es un gusano, sino que así se le dice a la oruga de una mariposa nocturna, cuyo capullo se utiliza para elaborar la seda, y es nativa del norte de China. La seda del capullo es un hilo blanco continuo hecho de una proteína que segregan dos glándulas salivares que están situadas en la cabeza de la oruga, proceso que dura unos tres días. Te diré que cada capullo contiene un hilo que puede llegar a medir hasta 900 metros. Ya convertida la mariposa en adulto, no puede volar pues sus alas son muy pequeñas, entonces se reproduce —la hembra pone entre 200 y 500 huevecillos—, y muere; todo esto en unos 5 días.











Algunos insectos llevan a cabo migraciones periódicas, y entre ellos se destaca la mariposa monarca (Danaus plexippus), la cual desarrolla una velocidad de 32 kilómetros por hora, la mayor entre todas las mariposas, y viaja unos 4,000 kilómetros cada año desde Canadá hasta México. Hay algo más de interés relacionado con esta mariposa de bellos colores, y es que es venenosa, y el veneno lo obtiene cuando en su metamorfosis, es larva, porque se alimenta de una planta de donde lo ingiere, y no es muy fuerte pues el animal que se coma una mariposa de estas es muy probable que se enferme y vomite, pero generalmente no muere.


A veces, hay insectos --al igual que otros animales-- que se ven obligados a dirigirse a otro lugar en busca de alimento. Tal es el caso de del ortóptero conocido como langosta del desierto (Schistocerca gregaria), cuyos enjambres han cruzado incluso el Océano Atlántico, desde África hasta Brasil, o sea, unos 4,500 kilómetros, como ocurrió en 1988.


La mariposa más grande del mundo es la llamada mariposa ala de pájaro Reina Alexandra (Ornithoptera alexandrae) que vive en bosques costeros bajos del norte de Papúa-Nueva Guinea. Quien la descubrió en 1907 fue quien le dio ese nombre común, y fue en honor a la Reina Alejandra (esposa del rey Eduardo VII de Inglaterra, que reinó de 1901 a 1910). Como puedes observar, la hembra es de mayor tamaño que el macho, y tienen además formas y colores tan diferentes que a simple vista te pudiera parecer que son especies distintas. También es venenosa, como la mariposa monarca, de ahí que los animales normalmente evaden comer las mariposas de colores brillantes, pues todo parece indicar que en el lenguaje de los animales, el color brillante está diciendo: "¡No me comas, soy venenosa!".


Macho.



Hembra.




Tanto los grillos como los saltamontes tienen fuertes patas traseras que les permiten saltar. Los saltamontes, por ejemplo, pueden brincar por sobre obstáculos que tengan 500 veces su propia altura, aunque les parezca exagerado. Por cierto, el aparato auditivo lo tienen en las rodillas; a nosotros nos pudiera parecer un lugar inconveniente, pero tal parece que a ellos no.



Grillo.


Saltamontes.




Los grillos machos --que son los que cantan, no las hembras-- para "cantar", juntan y separan los élitros, que no son más que cada una de las alas exteriores córneas que cubren sus alas. La longitud de onda del canto de un grillo es similar a la distancia que hay entre los dos oídos humanos, y esta es la razón por la que resulta difícil localizar dónde está el grillo por su sonido. En el caso de los saltamontes, los machos logran "cantar" frotando unas con otras sus patas traseras. Con ese canto, tanto los grillos como los saltamontes, logran atraer a las hembras.


Existen más de 4,800 especies de libélulas y caballitos del diablo, y encontramos a la mayoría de ellas cerca del agua. Todas poseen poderosas mandíbulas, las cuales utilizan para capturar otros insectos voladores como las moscas, de las cuales se alimenta. Tanto las unas como los otros pertenecen a un mismo grupo de insectos porque ambos tienen las bocas aserradas, o sea, con una forma parecida al serrucho que usan los carpinteros. Pero no son iguales, pues por lo general los caballitos del diablo son menores y tienen las cuatro alas casi iguales en tamaño y forma; por su parte las libélulas son mayores y las alas posteriores son usualmente más cortas y anchas que las anteriores.

¿Has visto alguna libélula que mida de una punta de sus alas a la otra más de 60 centímetros? Yo diría que no, pero hace muchos millones de años recorrían los bosques unas libélulas así de grandes.

En cuanto a la libélula mayor viviente, hay diversas opiniones: la que tiene mayor envergadura (19 centímetros), o sea, la medida entre una punta y la otra del ala, con ellas desplegadas, es la libélula gigante americana (Megaloprepus coerulatus) [foto de la izquierda] que vive en América Central; la más corpulenta quizás sea una que vive en Australia (Petalura ingentissima) [foto del centro], cuya hembra tiene una envergadura de unos 16 centímetros, una de África Central o una reportada —pero aparentemente no colectada aún— de la isla indonesa de Borneo.



Quizás la libélula más pequeña (Nannophya pygmaea) [foto de la derecha] es una que vive en la parte oriental de Asia, mide unos 15 milímetros de largo y tiene una envergadura de 20 milímetros. La máxima velocidad que pueden desarrollar las especies mayores es de unos 10 a 15 metros por segundo, mientras que las pequeñas por lo general son más lentas.


Hablemos ahora de las posibilidades físicas de algunos insectos como la velocidad, los saltos, el peso que son capaces de cargar, etc.

Según dicen, el insecto volador más veloz es un tábano (Hybomitra hinei wrighti) --[foto de la izquierda] familiar cercano de las moscas-- que desarrolla 145 kilómetros por hora, y le sigue en segundo lugar la libélula australiana (Austrophlebia costalis) que solo llega a 90 kilómetros por hora. La larva de mariposa que desarrolla más velocidad es la de una mariposa nocturna conocida como madreperla (Pleurotya ruralis), que se mueve a 38.1 centímetros por segundo, lo que equivale a decir que lo hace a la 1.37 kilómetros por hora.








En cuanto al insecto que mueve las alas más rápido, se trata de una especie denominada mosca enana (Zenillia pullata) que las mueve 1,046 veces por segundo, mientras que el que las mueve menos rápido, es la mariposa de la col (Pieris rapae) que las mueve 9 veces por segundo. Es precisamente debido a la velocidad de movimiento de las alas que cuando tienes cerca un mosquito o una abeja, que mueven rápidamente sus alas, escuchas como un "zumbido", mientras que no escuchas a una mariposa si se te acerca.



Dicen algunos que los insectos terrestres más veloces son las cucarachas tropicales, pues en una ocasión se midió su velocidad y el resultado fue de 1.5 metros por segundo. Pero existe una especie denominada escarabajo tigre australiano (Cicindela hudsoni) [foto de la izquierda], que ha corrido a 2.5 metros por segundo, y le gana a las cucarachas. Otros dicen que las cucarachas americanas (Periplaneta americana) [foto de la derecha] alcanza una velocidad de casi 5 kilómetros por hora, o sea, que serían las más veloces.





El escarabajo rinoceronte asiático (Oryctes rhinoceros) puede cargar hasta 850 veces su propio peso, de ahí que es uno de los animales más fuertes que existe, en proporción a su tamaño. Y en general, las 300 especies de escarabajos rinoceronte cargan enormes pesos, y todos ellos le ganan incluso hasta al elefante pues este último solo puede cargar una cuarta parte de su propio peso. Pero tenemos el caso de las hormigas que aunque te parezca increíble, pueden levantar 50 veces su propio peso y 30 veces el volumen de su cuerpo.


Las pulgas saltan unas 200 veces la longitud de su cuerpo, que es equivalente a que un ser humano saltara unos 400 metros. Existe la llamada pulga gato (Ctenocephalides felis), que se sabe ha alcanzado una altura de 33 centímetros en un simple salto.

Una hormiga, aunque te parezca increíble, puede levantar 50 veces su propio peso, y 30 veces el volumen de su cuerpo; es como si alguien que pese 40 kilogramos, cargara un peso de 2 toneladas.